Más cajeros automáticos con internet satelital para la inclusión financiera de poblaciones aisladas.

Vamos rumbo a la tercera década de este milenio de grandes y acelerados avances tecnológicos. Cada vez más gente de todos los niveles socioeconómicos accede a los beneficios de la información inmediata, la bancarización y el dinero electrónico, los cuales agilizan trámites y toma de decisiones y, sobre todo, los hace sujetos de crédito y seguridad social. Pero, aún en esta época de desarrollo informático, hay comunidades que suman una gran parte de la población en México, que desconocen la existencia del internet o de una tarjeta de débito. Los satélites y el internet satelital están permitiendo acortar esa brecha y acelerar la inclusión financiera de la población.

La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) publicada en noviembre de 2018, compara cifras de tres años atrás para mostrarnos estadísticas de cuánta gente, de qué edades y contextos socioeconómicos acceden a los beneficios de la bancarización u otros productos financieros, como los seguros y Afores. Aunque las cifras van en aumento y cada vez más gente cuenta con algún producto financiero, hay todavía una gran parte de la población aislada de los servicios a los que estamos acostumbrados en la ciudad.

Si los citadinos desesperamos ante la pantalla de los turnos de los bancos, después de 15 minutos de espera, o porque la app del banco tarda en cargar, imaginemos al habitante de una comunidad entre las sierras de nuestro vasto territorio, ¿cada cuánto puede acercarse a un cajero electrónico a revisar su saldo, a extraer su nómina o las ayudas económicas estatales?

A pesar del uso de nuevos canales financieros, como es el caso de la banca electrónica, 43% de las personas de 18 a 70 años utilizaron una sucursal para realizar alguna operación financiera el último año.

También en el último año, 35.5 millones de personas ocuparon un cajero automático.

El uso de efectivo es la principal forma de pago cuando se realizan compras y pagos de servicios.

Para esos mexicanos el internet satelital es vital. GlobalSat ha visto cómo en aquellas comunidades a donde no llega el internet ni la telefonía, y muchas veces ni la electricidad, los estándares de vida se elevan, pues la tecnología se hace accesible y los pobladores aprenden a sacarle provecho, no solo para disponer de un cajero automático, sino para sacar provecho a los contenidos y oportunidades de la red, y para conectarse a través del teléfono o las redes sociales con sus seres queridos en otros partes de México o el extranjero. De esta manera, los puntos de conexión al internet satelital se convierten en centros de reunión social para toda la comunidad.

Siendo los envíos de remesas uno de los principales ingresos de recursos económicos en México, el acceso a éstos a través de cajeros electrónicos más cercanos, mejoran la calidad de vida en lo económico y en lo social, evitando ausentarse por mucho tiempo hacia las ciudades, en trayectos a veces de alto riesgo por los accidentes naturales y la presencia del crimen organizado. Por su parte, la bancarización disminuye el uso de efectivo y pone a las personas frente a un abanico de beneficios impensados antes de la llegada del internet satelital.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
Twitter
LinkedIn