¿Con el IoT (Internet of Things) estamos viviendo una revolución?

Ya no es ficción ni futurismo, hoy podemos hablar con un aparato en nuestras casas o en nuestro reloj pulsera: «Alexa, ¿cómo estará el clima hoy?», «Ok, ¡Google! Dime la mejor ruta para llegar al cine…» Esa Inteligencia Artificial es parte de lo que hoy permite que prácticamente todos nuestros dispositivos conectados a wifi se adapten a nuestros comportamientos, respondan a nuestras órdenes y comandos, y mejoren su propio desempeño; lo que se denomina Internet de las Cosas (IoT).

Luego de la participación de GlobalSat en la Convención Internacional de Minería

en Acapulco, empezamos a recibir mensajes de seguidores de nuestras redes sociales y de nuestro podcast para que abordáramos distintos temas que hoy son de interés general por el alcance cada vez más popular de la Inteligencia Artificial y el Internet de las Cosas (IoT), que igual permiten comandar y programar una mega perforadora en una mina en medio de las sierras, que la cafetera en nuestra cocina.

El Internet de las Cosas (IoT) ya está cambiando nuestra forma de vida y no solo en nuestras casas, sino principalmente en la industria, la minería, la navegación, la defensa, etc.

En la mencionada Convención de Minería conocimos cómo grandes equipos y máquinas «aprenden» a base de recopilar datos e información mediante su conexión a internet; datos que les ayudan a resolver cálculos o realizar acciones de manera más precisa ante nuevas situaciones similares.

Aquella enorme perforadora que taladra cerros en una mina y la cafetera de nuestra casa nos plantean el rango de alcance del «IoT» en la evolución de las máquinas al servicio de los humanos. Estamos viviendo una revolución que ya no se detiene, porque nos facilita la vida, hace nuestro trabajo más eficiente y seguro, y nos permite dedicar tiempo a otros asuntos que nos son apretar botones y programar aparatos.

Coexistir con nuestros dispositivos, equipos y máquinas genera un increíble caudal de información o data que es posible administrar y utilizar gracias al desarrollo de la tecnología 5G que habilita más conexiones a mayor velocidad. Hoy existen más de 25 mil millones de dispositivos conectados a internet, dos terceras partes de los cuales son conexiones de empresa a empresa o B2B, y el resto crece a grandes pasos en hogares, centros educativos, en vehículos y wearables (ropa y accesorios inteligentes).

Claro, todo lo dicho provoca también controversias por el uso y abuso de la información, la intromisión a la privacidad y la seriedad de los propietarios de esa información, por lo que cada uno debemos ser cuidadosos sobre los dispositivos que conectamos en nuestras casas y el acceso que le damos.   

Pensemos en Waze o Google Maps. Sin darnos cuenta, nuestros teléfonos o dispositivos de navegación están alimentando de información a esas plataformas que usan es información para hacerse cada vez más útiles e indispensables, a la vez que nos facilitan la vida y el traslado a nosotros y a todos los usuarios, permitiendo, incluso, evitar accidentes y salvar vidas. Ciudades avanzadas ya usan semáforos inteligentes que analizan la información del “IoT” para administrar el tráfico.

Lo que se veía en películas de anticipación y futurismo, con escenas donde los protagonistas encendían las luces con solo tronar los dedos o cerraban las cortinas a distancia, hoy ya es cosa del pasado. En muchos hogares ya podemos ver dispositivos de interfase que mediante comandos de voz como Alexa, de Amazon o Siri, de Apple permiten que nuestro hogar se adapte cada vez mejor a nuestra personalidad, gustos y necesidades. Si nuestro refrigerador está conectado a internet, Alexa podría avisarnos cuando es necesario ir por leche o cuándo caducará el jamón.

La revolución de la IoT ya está aquí. Las posibilidades son enormes y están en pleno desarrollo incorporándose de a poco, pero sin pausa a nuestra vida diaria. ¿Podemos imaginarnos otro futuro más avanzado como lo hacíamos en el Siglo XX? Preguntémosle a Siri.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
Twitter
LinkedIn