Más productivos y exigentes después de la cuarentena del COVID-19.

El COVID nos ha confrontado a un mundo de comunicación en confinamiento donde descubrimos herramientas que ya conocíamos pero que utilizábamos sólo de manera ocasional y limitada. De esta cuarentena saldremos con nuevas habilidades para aplicar no solo en el trabajo, sino en distintos ámbitos de nuestra vida.

La obligada cuarentena nos ha llevado a adoptar, de manera acelerada, soluciones que en otras circunstancias nos hubieran llevado años. Hoy estamos comunicados de maneras totalmente nuevas para algunos, los tecnológicamente más rezagados, que están actualizándose por necesidad y urgencia.

Las telecomunicaciones nos están ayudando a enfrentar esta situación, y hoy son consideradas dentro de las necesidades esenciales junto con las de salud o de emergencias. Esto debido a que no solo se utilizan para mantenernos comunicados y entretenidos en casa, sino para que se comuniquen y mantengan informados las autoridades y trabajadores de la salud, así como los proveedores de insumos y productos básicos.

De igual manera, las telecomunicaciones, la banda ancha y el internet satelital son de utilidad esencial en aquellos países que van logrando salir de la contingencia, para controlar los casos de pacientes que superaron el COVID, como sucede en algunas ciudades de China.

En el país asiático se ha visto cómo también se operan drones para sanitizar ciertas áreas y se rastrea mediante GPS el movimiento del virus o la población recuperada mediante aplicaciones móviles.

Superada la primera fase de aislamiento, los proveedores de telecomunicación ven forzados sus servicios y deberán adecuarse a los nuevos tiempos. Más temprano que tarde deberán tenderse redes de fibra óptica y llegar con internet satelital allí a donde no llegan ni la fibra ni el cable.

Después de esta crisis del COVID, cuando salgamos y nos demos cuenta de que hay muchas tareas y responsabilidades que podemos realizar desde casa o de manera remota, exigiremos la llegada de la conectividad 5G con la que podemos navegar a 100 veces mayor velocidad.

La infraestructura seguirá siendo el desafío para llevar la conectividad más allá de las ciudades a las zonas suburbanas, rurales y otras relegadas hasta hoy, donde hay millones de personas esperando ser productivas también en línea.

La conectividad y los medios digitales nos han facilitado hasta ahora la vida en confinamiento. Los organismos de Gobierno pueden llegar más rápida y masivamente a la población, o pueden gestionar cobros de servicios. Los bancos ponen a disposición más terminales y productos. También muchas personas mayores que no deben salir a la calle en estos días, pueden ser monitoreadas por sus familiares y mantenerse conectadas con el mundo gracias a la conectividad.

La buena noticia es que saldremos de esta situación más dispuestos a adoptar nuevas tecnologías y formas de comunicación remota, y con más conocimientos tecnológicos para exigir la infraestructura que el presente exige.

Suscríbete y escucha nuestro Podcast Fusión Satelital para conocer qué estamos haciendo en GlobalSat para estar actualizados como proveedores de conectividad en esta contingencia.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
Twitter
LinkedIn