Hoy que todos estamos en “la nube”… ¿estamos seguros?

Cada vez es más la información, data y sistemas que queremos guardar en «la nube» y no tener en un disco rígido en casa o la oficina. Esto tiene implicaciones buenas y otras no tan buenas. Entrevista con Enrique Guzmán, Director de Soluciones de Data Center de Avit Soluciones.

En el ambiente informático tenemos muchos años usando el término «nube». ¿Recuerdan cuando abrieron su primera cuenta de Hotmail o Gmail? Cuando Gmail te ofrecía correo con 1 giga de capacidad ya existían los servicios llamados de «la nube.» Así empezamos a incursionar en este tipo de soluciones que, a medida que se usaban más y más en las empresas y oficinas, fueron tomando mayor seriedad en el aspecto legal que exigían los usuarios al exponer información sensible.

La información empezó desde bits de correo para luego sumar fotografías, videos, audios, plantillas y hasta aplicaciones. Es decir, soluciones completas que requirieron la evolución de los servicios en la nube, a los que muchos llamamos «respaldo», pero que en realidad, si leemos la letra pequeña antes de hacer click en «aceptar», veremos que estos servicios no se comprometen a mantener segura o sana y de por vida nuestra información.

G Suite, Google Docs, Office 365 y más.
Servicios muy utilizados en oficinas y empresas, como G Suite u Office 365, permiten guardar y compartir información para su edición en línea, pero no resguardan la seguridad o el respaldo sino mediante la compra de aplicaciones o sistemas de encriptación. Los usuarios comunes, quienes preferimos no pagar por estos servicios, nos conformamos con que Google u otra plataforma guarde nuestros álbumes de fotos. Pero, muchas veces desconocemos que se guardan comprimidas en baja resolución y ya no podremos recuperarlas en su calidad original. Las tendremos solo para verlas.

Pero, cuando se trata de seguridad y de respaldo, conviene tener contratado un sistema que proteja la información de cualquier falla, filtración o ataque. Hoy acostumbramos a trabajar y editar documentos en línea entre colaboradores distantes, y exponemos información sensible que podría afectar nuestro negocio o nuestra reputación.
Hacemos mal en suponer o dar por sentado que los sistemas o plataformas de trabajo en la nube como las mencionadas más arriba, protegen la información y asignamos a nuestro personal de Sistemas otras tareas desestimando la seguridad.  En Estados Unidos y Europa, donde las operaciones en la nube han tenido un boom en estos años, ya tienen sus sistemas no primarios «en sitio», como CRM, contabilidad y más. «En México aún se requiere legislar para poder tener todo en sitio como las empresas multinacionales, porque aquí, por Ley, no se puede tener la información financiera fuera de nuestras fronteras. Si pensamos que cualquier sistema tiene sus servidores fuera de México, debemos encontrar la manera de solucionarlo, porque, en teoría, si trabajo en la nube de Google, por ejemplo, incumplo con la Ley mexicana,» dice nuestro invitado, Enrique Guzmán.

La esperanza es que IBM, KIO o DELL estén operando pronto sus servidores en México y las empresas puedan operar en la nube sin incurrir en faltas a la Ley.
La movilidad es la tendencia. Bring Your Own Device (Trae tu propio equipo) es el formato en el que hoy muchas compañías proponen trabajar a sus colaboradores. Las aplicaciones y los sistemas de trabajo en línea han evolucionado de manera que su compatibilidad entre dispositivos ya no es un impedimento para que, desde una tablet, un smartphone o una laptop todos puedan desempeñar su parte sin impedimentos. El desafío, en países como México donde todavía hay territorios aislados o remotos donde no llegan los cables ni la fibra óptica, es la conectividad. Los satélites están permitiendo lograr la cobertura que las empresas globales de hoy necesitan.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

FACEBOOK
Twitter
LinkedIn